Saltar al contenido
BUDAYZEN

Gemelos de Buda Zen

Aquí estás mirando los gemelos de Buda Zen. ¡Qué remedio! Otra vez te toca ir de boda. Y ya van siete este año. ¿Pero qué le pasa a la gente? ¿Qué epidemia es ésta? Vas de bodorrio en bodorrio. ¿Y para qué? Si luego casi todos se separan. Pero eso sí. La pasta que te han trincado, esa nunca vuelve. ¿Pero cuándo acabará esta moda infame? ¿Es que nadie va a poner fin a esta sangría? Pues nada. A apoquinar y a buscar unos gemelos bonitos que al menos esos lo eliges tú.

comprar gemelos budistas zen online baratos

¿Por qué comprar gemelos de Buda Zen?

Pues eso, lo dicho, que otra vez de toca ir de celebración y por eso quieres comprar unos gemelos de Buda Zen. Porque ya lo sabes, ya puedes volver a sacar el traje del armario. El dichoso traje que odias con toda el alma. Que no tiene nada que ver contigo. Que a ti no te van las corbatas ni las camisas abotonadas hasta la yugular. Ni esos zapatitos brillantes que te aprietan y te dejan los pies hechos unos ciscos.

Pero esta vez al menos tienes un pequeño consuelo. Se te ha ocurrido comprar unos magníficos gemelos con un Buda. Sí, sí, que quieres llevar algo Zen. ¡Y qué se vea, coño! Podrán quitarte tus raídos tejanos, con lo que te gustan, tu camisa preferida, esa de las calaveras, y tus botas negras militares, pero nadie va a poder evitar que lleves unos hermosos gemelos, como dios manda, con un Buddha, porque te da la gana.

Gemelos de camisa budistas tibetanos

Por cierto, ahora que los está viendo te encantan. Puedes elegirlos en plata o dorados. Con sus cabecitas redondas o con un porte sentado, que tampoco está nada mal. De acero inoxidable y a un precio razonable. Además, a estas alturas el precio te da igual. Que ya van siete bodas. De perdidos, al río. Pues eso, que va a ser todo un acierto. Ya te lo estás imaginando. Cuando estés en la mesa y así como quien no quiere la cosa, estiras el brazo para servir el vino al comensal de enfrente y en ese momento… ¡zas! toda la mesa podrá ver tus gemelos con sorpresa y envidia. Sí, sí, sí, sí. Y que no te tienten, que a lo mejor también te compras unos pendientes Zen y ya sí que das el campanazo.

Además de gemelos de Buda Zen, en nuestra web tenemos:

error: Content is protected !!